Abdominoplastia/ miniabdominoplastia

La abdominoplastia o cirugía plástica del abdomen, es una operación que saca el excedente cutáneo y graso del abdomen medio e inferior permitiendo corregir la separación de los músculos rectos del abdomen que se denomina diastasis (separación). 

Es frecuente que luego de los embarazos se produzca un “abombamiento” del abdomen que se debe a la separación de los músculos rectos abdominales. A su vez, la piel se encuentra distendida y flácida. Algo similar se presenta cuando se produce un descenso de peso importante en donde la piel no se adapta al contorno del cuerpo y cae como un pliegue. Estas condiciones no se mejoran con el ejercicio físico. La abdominoplastia permite corregir la separación de los músculos y extraer la piel excedente del abdomen corrigiendo de esta forma la flacidez y el contorno corporal. 

La abdominoplastia deja una cicatriz en la zona inferior del abdomen, por encima del pubis y se extiende a ambos lados, quedando oculta bajo la ropa interior o el traje de baño y una cicatriz periumbilical. Si el excedente cutáneo y graso se limita al área debajo del ombligo, puede realizarse  una intervención menor llamada miniabdominoplastia. La diferencia es que la cicatriz es menos extensa y no requiere la incisión del ombligo. 

Esta cirugía puede complementarse con una lipoaspiración para mejorar el contorno corporal. 

Los pacientes que planean una reducción de peso deberían postergar la cirugía, lo mismo que las mujeres que piensan en nuevos embarazos. En éstas los músculos verticales del abdomen pueden volver a separarse, perdiendo parte del efecto obtenido con la intervención. 

Durante el postoperatorio debe adoptar una posición de semiextensión, el uso de faja abdominal de dos a tres semanas. Podrá retomar sus actividades habituales a partir de la tercer o cuarta semana posterior a la cirugía. Recién entre la cuarta y sexta semana podrá realizar actividad física.