Aumento de pecho

La mastoplastia de aumento o cirugía de aumento mamario se realiza colocando una prótesis o implante para aumentar el volumen de la mama.  

Las mamas cumplen un papel fisiológico y cultural en la mujer y en el hombre. En lo sexual como zona erógena, en la alimentación del neonato y como símbolo de belleza y femineidad. Las características de las mamas deseadas  varían según los parámetros y consideraciones de cada sociedad, pero en todas, es un factor importante en  la autoestima de la persona.  

Las mamas, ya sea por ser pequeñas (hipomastia) o por la pérdida de volumen luego de la lactancia, pueden ser restituidas con la utilización de una prótesis. El aumento mamario o mastoplastia de aumento es una de las cirugías más realizadas y solicitadas. 

Los implantes están compuestos por una cubierta de silicona cuya superficie puede ser lisa o texturada, y rellenos por un gel de silicona de alta cohesividad. Hay diferentes formas, volúmenes y proyecciones. La elección del implante se logra a través de un consenso entre el paciente en función de sus deseos y la recomendación del cirujano. Este implante puede colocarse detrás de la glándula mamaria (retroglandular) o detrás del músculo pectoral mayor (retromuscular). El lugar a  colocar el implante dependerá de las características de los tejidos torácicos y de la glándula mamaria de la paciente. Se pueden realizar incisiones en la piel de la areola, en el surco submamario o en la axila a través de las cuales se introduce el implante. En estos lugares queda una cicatriz más o menos visible dependiendo de la reacción de la piel del paciente. 

La cirugía suele ser ambulatoria o también puede tener indicación de internación de un día, puede ser necesaria la colocación de un drenaje aspiratorio por uno o más días y se mantiene un vendaje durante 2 días. 

Las complicaciones se encuadran dentro de las más comunes para cualquier cirugía: hematoma, infección, dehiscencia de la cicatriz, etc. Propias del implante: pliegues, contractura capsular, palpación del implante, ruptura, lo que implicaría en ese caso el retiro del mismo. 

Esta intervención permite corregir la pérdida de volumen de la mama pos lactancia, la deficiencia de volumen per se de la mama, así como compensar asimetrías o reemplazar implantes colocados previamente. A su vez, el implante no interfiere con la posibilidad de amamantar, ni con el control mamario de rutina.