Aumento glúteos con grasa

La demanda de aumento de glúteos en el mundo crece notoriamente al haber más mujeres que buscan tener unos glúteos proporcionados, con una bonita forma y atractivos. 

Es ideal para las mujeres que desean mejorar lo que ya tienen o para las que experimentan una pérdida de volumen, forma, sufren de flacidez y de problemas en la piel debido a la pérdida de peso. 

Este método es ideal en comparación con otros, porque la transferencia de grasa no solo agrega volumen, levanta y mejora la forma de los glúteos, sino que también mejora la calidad general de la piel. Además, es un método con menor riesgo, menor tiempo de recuperación y no hay incisiones significativas. 

La lipotransferencia es una procedimiento que combina una liposucción con un aumento de glúteos a partir de la propia grasa procesada del paciente.  

En principio se realiza una lipoaspiración de las zonas que se desee quitar la grasa y una vez que se haya extraído toda la grasa, ésta se trata, limpiándola y desinfectándola para posteriormente inyectarla en los glúteos moldeando la figura y alcanzando el volumen deseado por el paciente. Gracias a esta intervención se consigue redistribuir la grasa del propio paciente y moldear su figura. 

La tasa de disipación de la grasa es de aproximadamente un 30% y se produce a lo largo del primer mes de la colocación de la misma, luego lo que haya quedado prendido es permanente. 

Tiene varias ventajas: 

– Es un proceso bastante seguro y libre de rechazos dado que se usan los mismos tejidos del propio cuerpo (la misma grasa). 

– Favorece la cicatrización, mejora la circulación y la formación de colágeno. 

– Funciona como complemento de otros métodos, como la lipoaspiración. 

– Las incisiones se realizan en zonas estratégicas, por lo que las cicatrices de las incisiones apenas son visibles. 

 – Mejora la forma y contorno de los glúteos. 

 – Resultados naturales. 

 

Es una intervención que no requiere hospitalización, a menos que las zonas a lipoaspirar sean numerosas. 

En cuanto al postoperatorio es necesario llevar una faja compresora durante 2 meses. La faja ayuda al proceso de retracción de la piel y ayudará al cuerpo a asimilar la grasa que se ha trasplantado. No se debe hacer actividad física durante un mes.