Cirugía estética

¿Qué es la cirugía estética?

La Medicina Estética tiene como objetivo la restauración y el mantenimiento de la belleza y la salud, empleando prácticas médicas de pequeño intervencionismo, en las que se emplea anestesia tópica o local en régimen ambulatorio.

TRATAMIENTOS FACIALES

Se presentan una gran variedad de deformaciones del pabellón y lóbulo auricular que pueden ser de origen traumático o congénito. La auriculoplastia permite modelar el cartílago auricular corrigiendo la forma y el tamaño del pabellón en una proporción adecuada al rostro de la persona. 

 

Una de las condiciones que más frecuentemente requieren corrección son las orejas salientes. En los niños son causa de burlas y bromas que afectan la autoestima del mismo y  motivan a la consulta por la preocupación que genera en los padres. Su corrección puede realizarse a temprana edad  a partir de los 5-6 años. La cicatriz es imperceptible y queda detrás de la oreja. 

 

Los adultos también pueden beneficiarse de la auriculoplastia cuando presentan esta condición que no fue corregida durante la infancia. A su vez, se produce el alargamiento del pabellón auricular que es un signo del  envejecimiento, el cual también puede ser corregido.

Una condición frecuente es el lóbulo hendido que se produce por el uso de aros pesados. El orificio del lóbulo de la oreja termina alargándose y finalmente separándose, produciendo un lóbulo partido. La corrección se realiza con anestesia local, sin tiempo de recuperación. 

La cirugía de los párpados o blefaroplastia se realiza en el párpado superior y/o en el párpado inferior. Permite corregir el aspecto cansado de la mirada que se produce por el exceso cutáneo y por la laxitud de los tejidos que permiten que las bolsas grasas de los ojos se noten. A veces este excedente de piel es tan importante que dificulta la visión. La blefaroplastia permite sacar la piel sobrante y las bolsas adiposas que se forman tanto en el párpado superior como inferior brindando una mirada relajada y despejada. 

 

En el párpado superior se deja una cicatriz muy fina la cual se disimula muy bien ya que se ubica en el pliegue natural del párpado. En el párpado inferior, dependiendo el caso, se pueden extraer las bolsas adiposas por una vía que se denomina transconjuntival (por dentro del párpado) que permite evitar hacer una incisión en la piel del párpado inferior. Si la piel es redundante en el párpado inferior se realiza una incisión a dos milímetros paralelo a su borde, la cual luego pasa desapercibida. 

Esta operación no elimina las ojeras ni las “patas de gallo” y tampoco eleva las cejas caídas.  

 

Aunque la blefaroplastia se efectúa muchas veces como único procedimiento, puede complementarse con otros como por ejemplo: lifting de las cejas, de la cara, injertos o rellenos grasos, dermoabrasión, etc. 

 

La blefaroplastia superior e inferior suele durar entre una y dos horas aproximadamente. 

 

Después de la cirugía, la inflamación y los hematomas suelen ser normales por lo que se utilizan compresas frías y la cabecera elevada para disminuir los mismos.   

Por razones varias como la edad, la raza, la herencia, exposición al sol, el hábito de fumar, etc, los tejidos perioculares de los párpados condicionan su flaccidez y distensión. Estos mismos procesos pueden tener como consecuencia una  malposición de la ceja, que se localiza mas abajo que su inserción normal, lo que produce un efecto estético poco deseable. 

 

La caída de la ceja también puede responder a una enfermedad, como la parálisis facial, en que se hace necesaria una reposición de la ceja en su posición.  

 

El tratamiento de la ptosis de la ceja puede realizarse por diversos métodos:  

1.- Resección directa en cuña por vía externa. Se trata de la técnica quirúrgica más sencilla. Repone la ceja mediante una incisión por encima de ella, y la resección de  

una cuña de piel y músculo, lo que subirá la ceja por efecto directo y externo.  

2.- La elevación de la ceja mediante una incisión de blefaroplastia mediante sutura al 

periostio , se realiza en aquellos casos en los que se asocia una blefaroplastia.  

3.- Elevación endoscópica de la ceja. Permite realizar incisiones en la frente dejándolas ocultas en el cuero cabelludo.  

4.- Elevación de la ceja mediante el uso de hilos espiculados, y sin cirugía. 

El paso del tiempo produce múltiples cambios en nuestro rostro. La piel va perdiendo su capacidad elástica de retracción, se presentan modificaciones en nuestros huesos con menor masa ósea y menor volumen óseo, y los depósitos grasos naturales van perdiendo sostén y comienzan a caer. Múltiples factores aceleran el proceso de envejecimiento: la exposición solar, los efectos de la gravedad, tóxicos como el tabaco y el estrés diario entre otros. Esto conlleva la aparición de surcos, la papada y la caída de las mejillas con pérdida de definición del contorno facial. 

 

El lifting permite reposicionar los tejidos en su ubicación correcta y remover el excedente cutáneo que se ha distendido con el paso del tiempo. A su vez, se puede complementar con otras técnicas para optimizar el resultado. Si bien el lifting puede darle un aspecto más juvenil, descansado y agradable a la persona, no detiene el proceso de envejecimiento.  

 

La mayoría de los liftings se hacen bajo anestesia general.  

 

Las incisiones se ubican en zonas donde pueden ocultarse con el cabello y donde sean disimulables en los pliegues naturales de la cara. Luego de la cirugía se coloca un vendaje compresivo que se retira en uno a cinco días. Normalmente la cara tendrá un aspecto pálido, hinchado y con algunos hematomas que mejorara en las semanas siguientes. La zona operada no tendrá sensibilidad la cual se recuperara en semanas o meses. La mejoría es evidente a partir de la tercera semana. 

La mayoría de los pacientes vuelven al trabajo entre diez días y dos semanas después de la operación. 

 

Por otro lado está el lifting no detiene el envejecimiento, pero los efectos conseguidos son duraderos y su aspecto lucirá mejor que si nunca hubiese realizado la operación. 

 

El minilifting corresponde a ser una técnica moderna y mucho menos invasiva que realizar un lifting facial en pacientes que presenten envejecimiento facial y flacidez leve a moderada. Científicamente conocido como MACS- Lift (Minimal Access Craneal Suspension Lift), esta intervención consiste en  

realizar un acceso mínimo (cicatriz. mínima) para reposicionar la grasa y la musculatura facial así como también permite realizar un tensado de la piel principalmente de forma vertical lo cual genera resultados completamente naturales. El objetivo principal del mini-lifting es que las incisiones sean  

más pequeñas, con un tiempo quirúrgico reducido y en general que el procedimiento sea menos traumático para obtener una recuperación mucho más rápida comparado con el Lifting convencional. 

La cirugía del mentón (mentoplastia) es una operación realizada con frecuencia. Este procedimiento quirúrgico produce cambios en el aspecto del mentón o barbilla. La mentoplastia puede reducir o aumentar la proyección del mentón, adelantándolo o retrasándolo, o puede variar su altura, o puede modificar su forma. Esta operación puede ayudar a corregir defectos congénitos y alteraciones adquiridas. 

 

No existe un tipo universal de mentoplastia que cubra las necesidades de cada paciente. La cirugía de mentoplastia se diseña para cada paciente, dependiendo de sus necesidades y las proporciones de su estructura facial. Las incisiones pueden hacerse por dentro de la boca encima del surco de la encía inferior, o por fuera de la boca, a través de la piel de debajo del mentón quedando disimuladas en lugares poco visibles como el pliegue submentoniano. 

 

La rinoplastia o cirugía de la nariz permite  cambiar la forma, el tamaño y/o el ancho de la misma. 

 

La nariz ocupa el lugar más prominente de la cara y define la característica principal de nuestro rostro. Una nariz estéticamente agradable tiene una transición suave y natural desde los ojos hasta los labios y se encuentra en proporción con la contextura de la persona. Las deformaciones nasales llaman la atención y alteran la armonía del rostro.  A través de esta técnica quirúrgica se logran modificar las desproporciones naturales o secuelas posteriores a traumatismos. Asimismo, se pueden corregir alteraciones funcionales debido a deformidades del tabique nasal, de los huesos propios nasales o  la punta nasal. 

 

La técnica más utilizada es la rinoplastia cerrada en la cual las incisiones se realizan dentro de la nariz. En algunos casos se requiere una técnica llamada “abierta”, en la cual se realiza una pequeña incisión en la piel que une la punta de la nariz con el labio superior (columela). 

 

Posterior a la cirugía es necesario el uso de un yeso o férula en el dorso de la nariz para mantener la nueva forma. Esta férula nasal se retira aproximadamente al  7mo. día. 

 

Es habitual durante los primeros días del post operatorio que aparezca edema o hinchazón en los párpados y algunos hematomas en la zona. Luego de retirado el yeso se debe proteger la piel de la exposición solar y evitar el uso de lentes que ejerzan presión en esta región. 

 

Otra técnica que realizamos es la RINOPLASTIA ULTRASÓNICA. 

La rinoplastia ultrasónica es una técnica muy novedosa y revolucionaria de cirugía estética que, mediante un dispositivo ultrasónico, permite remodelar la nariz con escaso traumatismo, disminuyendo la inflamación y los hematomas. 

A diferencia de la rinoplastia tradicional, los ultrasonidos permiten limar el hueso y romperlo de forma controlada y muy precisa, lo cual acelera la recuperación, en relación a la rinoplastia convencional. 

Para ello, en la rinoplastia ultrasónica, en vez de utilizar el martillo y el cincel tradicional, se utiliza un bisturí piezoeléctrico que permite, mediante vibración, remodelar el hueso de forma más precisa, lo cual evita que se produzcan fracturas incontroladas. 

Mediante la liposucción o lipoescultura realizamos el modelaje corporal mediante la aspiración del exceso de tejido adiposo localizado específicamente en ciertas áreas del cuerpo con la intención de mejorar la forma corporal. La liposucción es una técnica quirúrgica para eliminar depósitos de grasa inestéticos de determinadas áreas del cuerpo, incluyendo cara y cuello, brazos, tronco, abdomen, nalgas, caderas y muslos, rodillas, pantorrillas y tobillos. La liposucción no es un sustituto de la reducción de peso, sino un método para eliminar depósitos localizados de tejido graso que no responden a la dieta o el ejercicio. El mejor candidato para una liposucción es el individuo de peso relativamente normal que posee un exceso de grasa en áreas determinadas del cuerpo. Una piel firme y elástica lleva a un mejor contorno final después de la liposucción. 

 

La liposucción del cuello es un procedimiento que se realiza en pacientes con adiposidad localizada especifica a este nivel, lo cual impide definir con armonía los límites entre la cara y el cuello, dando una forma redonda y poco estilizada a la cara. Mediante esta técnica podemos recuperar los contornos armónicos faciales, definir la proyección de la mandíbula y el ángulo formado entre la mandíbula y el cuello (cervico-mandibular), los cuales representan aspectos claves en las técnicas de rejuvenecimiento facial. 

 

Esta técnica se practica frecuentemente en consulta de manera ambulatoria bajo anestesia local.

 

Para poder aspirar el tejido graso debemos realizar unas pequeñas incisiones de 2-3 milímetros por donde se introducirán las cánulas de lipoaspiración. Estas incisiones son realizadas en zonas no visibles de la cara o del cuello. 

 

Los primeros días es normal que aparezcan morados e hinchazón. Los morados suelen desaparecer a los 10-15 días, pero la hinchazón puede durar 30 días o más. Se recomendará el uso de vendajes o prendas de presión durante los primeros días para evitar la inflamación excesiva y favorecer una recuperación más rápida. No debe esperarse el resultado definitivo hasta pasados dos meses o en algunos casos más tiempo dependiendo de la cantidad de grasa a extraer. 

Llamamos lifting subnasal o lip lifting a la técnica quirúrgica que tiene como finalidad la modificación de las dimensiones de la porción cutánea del labio superior, o parte blanca del mismo, y de la parte roja de dicho labio, denominada porción bermellón, con el fin de mejorar las proporciones entre ambos segmentos del labio, así como mejorar la visualización de los incisivos centrales, mientras la zona está en reposo. 

La intervención se suele realizar con anestesia local, o anestesia local más sedación y analgesia del paciente.  

 

A lo largo de los días o semanas posteriores pueden ser visibles signos de inflamación de la zona o formación de costras. Pueden aparecer hematomas postoperatorios en el área adyacente. Todo ello irá desapareciendo paulatinamente. El proceso de desinflamación es asimétrico, pudiendo parecer un lado diferente al contrario. 

 

Como es lógico, como consecuencia de la incisión realizada, aparece una cicatriz que queda disimulada por la propia unión entre la base nasal y la porción más alta del labio. 

 

Los efectos definitivos de la operación puede que no se alcancen hasta pasados los 6 y 12 meses. Todo ello es muy variable en dependencia de las condiciones de cada paciente: el tipo de piel, la mímica o gestualidad del mismo, los tratamientos habituales del paciente, etc. 

  • Condrolaringoplastia:  

 

La prominencia del cartílago tiroides, conocida también como la "nuez de adán", es una característica física de los hombres en su etapa adulta. Una excesiva visibilidad de esta puede resultar incomoda, especialmente para mujeres transgénero que han comenzado o están en las etapas finales de su transición, o en general para cualquier persona que no se sienta cómoda con la apariencia de esta zona. 

 

La función principal del cartílago tiroideo consiste en proteger tanto las paredes como la parte frontal de la laringe y las cuerdas vocales que se localizan detrás. Otra de sus funciones tiene que ver con el engrosamiento de la voz. Durante la adolescencia, crece el cartílago tiroideo al tiempo que lo hace la laringe sobre todo en el género masculino, creando una caja de resonancia de mayor tamaño, lo que favorece un tono de voz más grave. 

Una reducción o limado de este cartílago o tiroplastia de reducción, reduce el tamaño de esta prominencia, por lo que se trata de una solución eficiente y permanente. 

 

La reducción de la nuez de Adán es un procedimiento quirúrgico muy sencillo que se puede realizar con anestesia local mas sedación o con anestesia general. Normalmente se procede mediante una pequeña incisión en los pliegues del cuello para eliminar el cartílago sobrante, alisarlo y así, conseguir su reducción. 

 

Una reducción mayor de la que corresponda puede producir daños graves en las cuerdas vocales que se encuentran detrás de la nuez, en la voz y en la función respiratoria. 

 

En que consiste: 

La técnica consiste en hacer una incisión de aproximadamente 2 ó 3 centímetros de longitud coincidiendo con una arruga o pliegue natural de la piel, de esta manera la cicatriz resultante es prácticamente imperceptible. Después el cirujano procede a reducir el cartílago tiroides cuidadosamente para no dañar las cuerdas vocales. 

 

Postoperatorio: 

El tiempo de curación, después del raspado traqueal, varía en función de cada paciente. 

 

Después de la intervención, el paciente puede experimentar ciertas molestias e hinchazón durante las siguientes 48 horas hasta una semana de duración. 

 

Durante los primeros días tras la intervención, se puede notar de forma transitoria una disminución en el tono de voz. 

Se podrá retomar la actividad normal después de 3 días de la intervención. 

 

Resultados: 

Los resultados son visibles después de la cirugía aunque los resultados definitivos se verán cuando desaparezca la inflamación, habitualmente al cabo de un mes. 

 

  • Feminización del tercio superior 

 

La cirugía de la feminización facial consiste en una serie de procedimientos quirúrgicos que permiten modificar los tejidos blandos y remodelar el esqueleto facial para dar una percepción más femenina de la cara. Los cambios que se buscan es lograr un aspecto natural y femenino sin cambiar la fisonomía del rostro por lo que se mantendrá la esencia del mismo 

La feminización de la frente se denomina “Frontoplastia”. Se realiza el remodelado del arco supraorbitario a través del limado o fresado del hueso y todas las prominencias del hueso frontal. A nivel del entrecejo se retira la cara anterior del seno frontal, se remodela y se coloca nuevamente. Esto permite quitar el abombamiento del marco superior orbitario. 

 

  • Feminización del tercio inferior 

Supone una región clave a la hora de feminizar un rostro.  

Los objetivos principales del tratamiento incluyen: modificación de la anchura y altura mandibular, suavización de la línea mandibular (incluida la transición entre mandíbula y mentón) y modificación del tamaño, forma y posición del mentón. 

Las técnicas quirúrgicas utilizadas durante la feminización mandibular son el fresado óseo con material rotatorio a altas revoluciones (escultura ósea) y las osteotomías con ultrasonidos (corte en el hueso mediante bisturí ultrasónico).  

La escultura ósea mediante fresado permite modificar el volumen de hueso a nivel de ángulo, cuerpo mandibular y mentón.  

La osteotomía con ultrasonidos es la técnica de elección para resecciones óseas en basal mandibular y mentoniana, así como para rediseñar los ángulos mandibulares. El bisturí ultrasónico permite realizar un corte muy preciso en el hueso sin afectar al resto de tejidos, por lo que evita cualquier tipo de lesión en mucosa, musculo, nervios o vasos sanguíneos durante el procedimiento.  

 Esta cirugía permite: 

  • Modificar la dimensión transversal mandibular;
  • Modificar la proyección anteroposterior a nivel del mentón;
  • Cambiar la altura del tercio inferior facial;
  • Suavizar rasgos mandibulares exagerados (tales como ángulos prominentes o mentones muy cuadrados).

La extirpación de las bolsas adiposas de Bichat es una técnica quirúrgica para adelgazar la zona media de la cara.  

La intervención se suele realizar con anestesia local y es ambulatoria. Las molestias son muy leves. Se realiza una pequeña incisión en cada mejilla, por dentro de la boca, y se extrae el acúmulo de grasa, por lo tanto, no deja cicatrices visibles y las incisiones son mínimas. 

Los resultados se aprecian en el primer mes y son totalmente definitivos, ya que la grasa no aparece de nuevo en la zona. 

Consiste en la retirada  de bioimplante no deseado o la reacción de este (granuloma)  en la zona donde se aplicó, y la remodelación  del mismo para mejorar  su aspecto. 

 

En  ningún caso, ni con ninguna técnica  puede garantizarse  la retirada  total  del producto  ni de los  granulomas si  los  hay,  ya  que  resulta   imposible   visualizar  y  tener   acceso a todo el inyectado,  debido  a  que se inyección  habitualmente   fue  en forma  líquida y pudo difundir a zonas  no  accesibles.  También puede suceder  que  retirado el producto de  una  zona,  le producto residual no accesible en esta primera  intervención migre  hacia la zona asequible,  y pueda ser retirado  con una intervención  posterior. 

Previamente    mediante    exploración    clínlca   o   ecografía   se  detectará    el   producto    y  su localización. 

Actualmente  disponemos  de tres técnicas para eliminarlos: 

  • Láserlisis: ( TECNICA CERRADA) se  realiza  con  el láser quirúrgico  o  lipo-laser:   el producto   se  rompe   por  la energía del láser y se extrae. Solo se puede utilizar  si conocemos  previamente  cual es el producto  inyectado  y este es termosoluble.
  • Vaporización  con  láser  de  C02: Se vaporiza   el  nódulo  junto   con  el  producto.   Esta indicado en nódulos  muy pequeños o escondidos.
  • Extracción quirúrgica: (TECNICA ABIERTA) es la técnica  más utilizada.  Consiste en la extracción  quirúrgica  de los granulomas  o del producto  asequible a  la cirugía.
  • Infiltración local de antídoto  o antinflamatorio:  en el caso de que sea Ácido hialurónico.

TRATAMIENTOS DE MAMAS

La mastopexia o levantamiento mamario, es un procedimiento quirúrgico a través del cual se logra reubicar y dar nueva forma a las mamas. La mastopexia también reduce el tamaño de la areola, que es la porción de piel oscura que rodea el pezón. Si las mamas son pequeñas o han perdido volumen, los implantes o prótesis mamarias colocados conjuntamente con una mastopexia, pueden brindar el volumen y firmeza deseados. 

 

La disminución del tamaño mamario y la relajación de los tejidos por el paso del tiempo así como el peso de las mamas grandes producen que la mama pierda su ubicación correcta en el tórax y se encuentre en una posición más baja. Es muy frecuente la pérdida del volumen mamario posterior a la maternidad y a la lactancia, dejando una mama con la piel estirada y con menor cantidad de tejido glandular produciendo una apariencia caída. 

 

La mastopexia  se puede realizar con diferentes técnicas siendo las más comunes las que requieren una incisión alrededor de la areola, alrededor de la areola y una incisión vertical en el polo inferior de la mama y la que suma a la previa una incisión horizontal en el surco submamario (conocida como en “T invertida”). La elección de la técnica depende de cada caso en particular teniendo en cuenta la edad, forma y tamaño de las mamas y el tipo de piel que posea. 

 

Después de la cirugía usted tendrá un vendaje elástico o gasas sostenidas por un sujetador. Los vendajes serán retirados un par de días después de la operación y seguirá usando el sujetador durante varias semanas.  

 

La hinchazón producida por la cirugía disminuye semana a semana desapareciendo paulatinamente en un lapso de 6 semanas. La sensibilidad de los pezones estará  disminuida o alterada durante dos a tres meses aunque, en algunos casos, la recuperación tarda hasta un año. 

 

La mayoría de las mujeres puede reanudar sus actividades en un lapso de dos semanas y la actividad deportiva al mes. 

 

Si quedara embarazada después de la cirugía podrá dar de mamar ya que los conductos que conducen la leche no se seccionan con esta intervención. 

La mastoplastia de aumento o cirugía de aumento mamario se realiza colocando una prótesis o implante para aumentar el volumen de la mama.  

 

Las mamas cumplen un papel fisiológico y cultural en la mujer y en el hombre. En lo sexual como zona erógena, en la alimentación del neonato y como símbolo de belleza y femineidad. Las características de las mamas deseadas  varían según los parámetros y consideraciones de cada sociedad, pero en todas, es un factor importante en  la autoestima de la persona.  

 

Las mamas, ya sea por ser pequeñas (hipomastia) o por la pérdida de volumen luego de la lactancia, pueden ser restituidas con la utilización de una prótesis. El aumento mamario o mastoplastia de aumento es una de las cirugías más realizadas y solicitadas. 

 

Los implantes están compuestos por una cubierta de silicona cuya superficie puede ser lisa o texturada, y rellenos por un gel de silicona de alta cohesividad. Hay diferentes formas, volúmenes y proyecciones. La elección del implante se logra a través de un consenso entre el paciente en función de sus deseos y la recomendación del cirujano. Este implante puede colocarse detrás de la glándula mamaria (retroglandular) o detrás del músculo pectoral mayor (retromuscular). El lugar a  colocar el implante dependerá de las características de los tejidos torácicos y de la glándula mamaria de la paciente. Se pueden realizar incisiones en la piel de la areola, en el surco submamario o en la axila a través de las cuales se introduce el implante. En estos lugares queda una cicatriz más o menos visible dependiendo de la reacción de la piel del paciente. 

 

La cirugía suele ser ambulatoria o también puede tener indicación de internación de un día, puede ser necesaria la colocación de un drenaje aspiratorio por uno o más días y se mantiene un vendaje durante 2 días. 

 

Las complicaciones se encuadran dentro de las más comunes para cualquier cirugía: hematoma, infección, dehiscencia de la cicatriz, etc. Propias del implante: pliegues, contractura capsular, palpación del implante, ruptura, lo que implicaría en ese caso el retiro del mismo. 

 

Esta intervención permite corregir la pérdida de volumen de la mama pos lactancia, la deficiencia de volumen per se de la mama, así como compensar asimetrías o reemplazar implantes colocados previamente. A su vez, el implante no interfiere con la posibilidad de amamantar, ni con el control mamario de rutina. 

Las mamas grandes producen  diferentes trastornos en la vida de muchas mujeres provocando diversas molestias como dolor de espalda y de cuello, limitación de la actividad física  o irritación en la región inframamaria e intermamaria hasta infecciones.  

 

La cirugía de reducción mamaria permite reducir el volumen mamario mejorando la calidad de vida de estas pacientes. 

 

Hay diferentes técnicas que se pueden emplear para la reducción de la mama, en donde se extrae el excedente de tejido mamario y de piel, permitiendo reposicionar la areola en el lugar deseado y modelar los tejidos para brindar el tamaño y la forma adecuada.  

 

La clásica cirugía de reducción de mama deja una cicatriz en forma de ancla donde el ojal corresponde a la cicatriz periareolar, la vertical baja por el polo inferior de la mama y las laterales quedan en el surco submamario. Las técnicas más modernas tratan de disminuir la cantidad de cicatrices a expensas de reducir la cicatriz submamaria. 

 

A veces se complementa esta cirugía con la lipoaspiración como método auxiliar para adelgazar la zona que se encuentra debajo de la axila. 

 

Aunque en la mayoría de los casos los pezones se mantienen unidos a sus vasos y nervios, en algunos casos deben ser injertados en su nueva posición lo que provoca la pérdida de  sensibilidad. 

 

La hinchazón producida por la cirugía disminuye semana a semana desapareciendo paulatinamente en un lapso de 6 semanas. 

La mayoría de las mujeres puede reanudar sus actividades en un lapso de dos semanas. 

 

Aunque gran parte del edema y los hematomas desaparezcan en las primeras semanas, puede llevar de seis meses hasta un año antes de que sus pechos terminen de adaptarse a su nueva forma. Aun entonces, su forma puede variar de acuerdo a los cambios hormonales, los cambios de peso y los embarazos. 

La retirada de implantes mamarios que han sido colocados por motivos estéticos o reconstructivos es una operación quirúrgica. Puede realizarse como procedimiento aislado o en combinación con otras técnicas como: 

* Extirpación del tejido cicatricial que rodea la prótesis. 

* Biopsia mamaria. 

* Extracción de gel de silicona fugado del implante. 

* Aumento mamario secundario (Implante de nuevas prótesis) 

* Elevación mamaria (mastopexia). 

Los implantes que están dañados o rotos no pueden repararse, por lo que se recomienda su retirada o reemplazo. Existen opciones en cuanto al tipo de anestesia, general o local, para la retirada de la prótesis mamaria.  

TRATAMIENTOS CORPORALES

La liposucción o lipoaspiración es el procedimiento que permite la remoción del tejido graso localizado que es reticente de disminuir con la actividad física, logrando el modelado del contorno corporal. No es un método de descenso de peso. El descenso de peso se consigue con actividad física y una dieta equilibrada. 

 Hay una gran cantidad de denominaciones para referirse a este procedimiento y pueden utilizarse diferentes  aparatologías para conseguir una mejor definición del contorno corporal y una mejor recuperación post operatoria. 

 

En la lipoaspiración clásica se utilizan unas cánulas que permiten, a través de pequeñas incisiones en la piel, extraer la grasa aspirándola, creando túneles en la misma y permitiendo la reducción de su espesor con el colapso de dichos túneles. 

Lipoaspiración o liposucción ultrasónica (VASER): emplea el ultrasonido para desprender  primero las células grasas y luego aspirarlas. Las células grasas no resultan dañadas y pueden transferirse a otras localizaciones como los glúteos y las mamas como los lugares mas frecuentes. A su vez el vaser favorece la retracción de la piel y evita la producción de fibrosis. 

 

Asociado al vaser utilizamos un aparato llamado vibro lipo cuyo beneficio es el de extraer la grasa con mucho menor trauma lo que favorece la recuperación, produce menos hematomas y menor fibrosis.  

 

El candidato ideal para una liposucción es el individuo de peso relativamente normal que posee un exceso de grasa localizada en áreas determinadas del cuerpo, con piel firme, elástica y expectativa realista. La piel colgante no se readapta por si misma al nuevo contorno, y puede requerir técnicas quirúrgicas adicionales para eliminar y tensar el exceso de piel.  Entre una de ella la más novedosa es el plasma que produce en los mejores casos una retracción cutánea del 60 % de la flacidez cutánea.  

Una vez que las células grasas han sido sacadas por liposucción, estas mismas no vuelven a crecer. La nueva silueta del paciente, más equilibrada y placentera debería ser duradera o permanente si se lleva una dieta apropiada y ejercicio físico. 

 

Luego de la cirugía se debe usar una faja compresiva de uno a dos meses. Se pueden retomar las actividades habituales entre la segunda y tercer semana post operatoria e iniciar actividad física aeróbica a partir de la cuarta semana desde la cirugía. 

El Plasma es un procedimiento revolucionario mínimamente invasivo que utiliza energía de plasma para tensar la piel en cualquier parte de la cara y del cuerpo. Contrae la piel y mejora su readaptación a la nueva forma corporal. 

 

El Plasma se produce cuando el gas helio/argon se estimula por energía producida por radiofrecuencia.  

 

El plasma es más frío que la energía del láser, lo que hace que el Plasma sea un procedimiento más seguro con menos riesgo y daño al tejido, ofreciendo a los pacientes una rápida recuperación.  

 

Beneficios del Plasma: 

  • Tensión de la piel hasta un 60 % en los mejores casos 
  • Mejora la elasticidad. 
  • Elimina arrugas. 

 

El tratamiento de Plasma está indicado para hombres y mujeres con diferentes tipos de piel y grupos de edad de entre 30 a 80 años. El Plasma es ideal para aquellos con flacidez leve a moderada, o como alternativa terapéutica en aquellas personas que no desean cicatrices adicionales. Se recomienda un tratamiento quirurgico tradicional para aquellas personas con flacidez moderada, severa que presenten estrías o comorbilidades que alteren la producción de colageno como tabaquista, edad avanzada, enfermedades del colageno, entre otras. El Plasma no reemplaza a la cirugía tradicional, pero sirve como alternativa en los casos mencionados o como complemento para mejorar el tensado de la piel. Los resultados son variables dependiendo de muchos factores. Los resultados se van obteniendo con el tiempo ya que se estimula la producción de nuevo colageno por parte del cuerpo del paciente. Los resultados se obtienen luego de 9 meses de realizado el procedimiento. 

La abdominoplastia o cirugía plástica del abdomen, es una operación que saca el excedente cutáneo y graso del abdomen medio e inferior permitiendo corregir la separación de los músculos rectos del abdomen que se denomina diastasis (separación). 

 

Es frecuente que luego de los embarazos se produzca un “abombamiento” del abdomen que se debe a la separación de los músculos rectos abdominales. A su vez, la piel se encuentra distendida y flácida. Algo similar se presenta cuando se produce un descenso de peso importante en donde la piel no se adapta al contorno del cuerpo y cae como un pliegue. Estas condiciones no se mejoran con el ejercicio físico. La abdominoplastia permite corregir la separación de los músculos y extraer la piel excedente del abdomen corrigiendo de esta forma la flacidez y el contorno corporal. 

 

La abdominoplastia deja una cicatriz en la zona inferior del abdomen, por encima del pubis y se extiende a ambos lados, quedando oculta bajo la ropa interior o el traje de baño y una cicatriz periumbilical. Si el excedente cutáneo y graso se limita al área debajo del ombligo, puede realizarse  una intervención menor llamada miniabdominoplastia. La diferencia es que la cicatriz es menos extensa y no requiere la incisión del ombligo. 

 

Esta cirugía puede complementarse con una lipoaspiración para mejorar el contorno corporal. 

 

Los pacientes que planean una reducción de peso deberían postergar la cirugía, lo mismo que las mujeres que piensan en nuevos embarazos. En éstas los músculos verticales del abdomen pueden volver a separarse, perdiendo parte del efecto obtenido con la intervención. 

  

Durante el postoperatorio debe adoptar una posición de semiextensión, el uso de faja abdominal de dos a tres semanas. Podrá retomar sus actividades habituales a partir de la tercer o cuarta semana posterior a la cirugía. Recién entre la cuarta y sexta semana podrá realizar actividad física. 

También llamada lifting de brazos es un procedimiento quirúrgico destinado a quitar el exceso de piel y tejido graso de los brazos. Esta cirugía deja una cicatriz en la cara interna del brazo y puede extenderse a la axila si presenta excedente cutáneo en esta zona. La cirugía de lifting de brazos no es un tratamiento quirúrgico para las personas con sobrepeso. Las personas obesas que desean bajar de peso deberán posponer todas las formas de cirugía orientadas a moldear el contorno corporal hasta que hayan alcanzado un peso estable. 

Una cirugía de elevación de muslos (o lifting de muslos) es un procedimiento quirúrgico destinado a quitar el exceso de piel y tejido graso de los muslos internos. La cirugía de lifting de muslos no es un tratamiento quirúrgico para las personas con sobrepeso. Las personas obesas que desean bajar de peso deberán posponer todas las formas de cirugía orientadas a moldear el contorno corporal hasta que hayan alcanzado un peso estable. 

 

Existen diversas técnicas que se utilizan para el lifting de muslos. Alguna solo dejan una cicatriz en la zona de la Ingle  que se extiende hasta el surco subgluteo y en los casos de mucho excedente cutáneo puede requerir una cicatriz vertical en la cara interna del muslo. El lifting de muslos se puede combinar con otras formas de cirugía para moldear el contorno corporal como la liposucción.

La ginecomastia es una operación quirúrgica destinada a quitar la glándula mamaria en el hombre·  Para mejorar el contorno corporal ,  por razones personales o de salud. 

La forma y el tamaño de los glándula mamaria previa a la cirugía pueden influir tanto en el tratamiento recomendado como en el resultado final. Si las glándulas no tienen el mismo tamaño o forma antes de la cirugía, es poco probable que sean completamente simétricos después.   Las incisiones se realizan de forma que las cicatrices resulten lo más invisibles que sea posible, habitualmente en el borde inferior de la areola, pero esto depende si hay excedente cutaneo o no. Cada caso se evaluara individualmente. Si hay excedente de piel puede requerir la extracción de la misma y suponer cicatrices adicionales. 

La pseudo ginecomastia es producida por excedente graso produciendo un aspecto de mama femenina, en algunos casos puede realizarse el tratamiento con una lipoaspiración de la zona mejorando el contorno del tórax devolviendo el aspecto masculino del mismo.  

La cirugía estética ha ayudado a muchas personas a verse como siempre han querido, y esto ya no es algo que solo aplica a las mujeres, dado que cada vez son más los hombres que consultan por cirugías estéticas. Entre las cirugías consultadas una de las mas demandadas en el público masculino es el aumento de pectoral. Los implantes de pectorales pueden ser una excelente alternativa para formar y mejorar los músculos del pecho, lo cual contribuye a lograr un aspecto más definido y musculoso. 

El aumento de pectoral es una cirugía que consiste en colocar una prótesis pectoral para aumentar y definir el músculo. Los implantes pectorales están elaborados de un compuesto blando de gel de Silicona. Su consistencia es blanda y suave al tacto. Esta prótesis se puede insertar por por la axila.  

La cirugía de implante de pectorales es, normalmente, un procedimiento ambulatorio. Puede usarse anestesia local con sedación o anestesia general. 

Después de la cirugía, es probable que el paciente presente malestar leve a moderado en la zona del pecho, lo cual se controla con analgésicos. Por tanto, es importante el descanso post operatorio para asegurar una pronta y segura recuperación. Se debe usar un vendaje de compresión o sostén durante aproximadamente un mes después de la cirugía. Luego de la intervención es normal la falta de sensibilidad en los pechos y pezones que dura un tiempo. Habitualmente, las actividades rutinarias pueden retomarse dentro de las dos semanas de realizada la intervención, mientras que debe posponerse el ejercicio físico entre uno y dos meses aproximadamente. 

TRATAMIENTOS INTIMOS

¿En qué consiste? ¿Para qué sirve? 

 

La circuncisión consiste en eliminar la piel del prepucio que no permite descubrir el glande (fimosis); en ocasiones la retracción del glande no se puede realizar debido a un frenillo corto por lo que será suficiente con la reparación de este. En determinadas circunstancias como algunas enfermedades del glande y/o del prepucio es preciso realizar la circuncisión aunque no exista fimosis. Mediante este procedimiento se pretende facilitar las relaciones sexuales y disminuir el riesgo de molestias e infecciones.  

 

¿Cómo se realiza?  

Esta intervención se realiza bajo anestesia local y no precisa hospitalización, salvo en niños. Se extirpa el prepucio y se dan puntos entre la piel del pene y la mucosa del glande dejando descubierto el glande en mayor o menor medida. Habitualmente el frenillo se secciona y sutura durante la intervención. Cuando solo es preciso elongar el frenillo, éste es seccionado sin extirpar el resto del prepucio.  

 

¿Qué efectos le producirá?  

El postoperatorio suele ser corto y el dolor de la zona operada es habitualmente leve y transitorio y si fuera necesario, se calma mediante el uso de analgésicos. 

 

¿En qué le beneficiará? 

Mediante este procedimiento se pretende facilitar las relaciones sexuales y disminuir el riesgo de molestias e infecciones. 

Se trata de un procedimiento quirúrgico orientado a mejorar la apariencia estética de la zona vaginal para aumentar el bienestar íntimo de la paciente. La pérdida de tono y firmeza en los labios vaginales es, principalmente, la razón más frecuente para someterse a esta cirugía. La labioplastia es una cirugía de remodelación de los genitales externos femeninos que permite devolver a los labios menores su tamaño y aspecto naturales, con unas proporciones normales. 

Esta intervención permite corregir alteraciones morfológicas, desequilibrios de tamaño entre un labio y el otro, o de apariencia de la zona sin alterar su funcionalidad, mediante la aplicación de diferentes técnicas adecuadas a cada paciente. 

Cuando los labios menores son excesivamente grandes presentan una forma irregular y anómala. Es entonces cuando se realiza una reducción y corrección de los mismos. Por otro lado, la labioplastia también permite aumentar y remodelar los labios mayores a través de la aplicación de infiltraciones con ácido hialurónico o con relleno graso. 

Se trata de una cirugía menor, ya que es un proceso ambulatorio que se realiza con anestesia local o sedación. Esto hace que la recuperación en el postoperatorio sea mucho más rápida y cómoda. 

Es recomendable hacer reposo durante las 24 o 48 horas luego de la intervención. La inflamación irá disminuyendo con los dias y los puntos se caerán de forma natural. La reincorporación al trabajo depende de cada persona, aunque lo habitual es hacerlo transcurrida la primera semana. Se sugiere no mantener relaciones sexuales durante dos a tres semanas. 

La liposucción vaser de pubis o monte de Venus corrige el volumen excesivo del tejido graso de la parte superior de los labios mayores y da un aspecto más armónico de la zona. En ocasiones, la grasa que se acumula sobre la zona genital es excesiva y, además, no desaparece con la pérdida de peso. Esto puede producir un aspecto antiestético y desproporcionado. 

La liposucción de monte de Venus consiste en realizar una pequeña liposucción de la zona para eliminar el exceso de tejido adiposo. Para ello se realizan unas mini incisiones en la zona del pubis y, a través de unas cánulas muy finas, se eliminan los cúmulos de grasa del pubis dejando un aspecto proporcionado. 

Es un procedimiento corto y tiene una recuperación rápida y minimamente molesta. Suele realizarse bajo anestesia local, o local con sedacion, o anestesia general si se convina con otro tipo de cirugía más amplia.  

Durante las primeras semanas se debe llevar una faja que ayude a comprimir la zona. 

Muchos hombres desean aumentar el tamaño de su pene para mejorar su autoestima, su aspecto estético y/o para satisfacer a su pareja sexual. 

El engrosamiento de pene es un procedimiento que pretende aumentar el diámetro del miembro genital masculino. Para conseguirlo se pueden realizar dos tipos de relleno. Uno con grasa del propio paciente o con acido hialurónico. 

La técnica de engrosamiento con grasa, consiste en el uso de grasa autóloga, es decir, propia del paciente. Consiste en aumentar el diámetro del pene mediante una inyección de grasa que se extrae del tejido adiposo del propio paciente. Se extrae la grasa mediante una liposucción, se prepara y se inyecta en el pene (lipotransferencia). Esta técnica tiene una tasa aproximada de reabsorción del 50% y permite un aumento de 2-3 cm de circunferencia. 

Además, se agregan factores de crecimiento del propio paciente con el objetivo de evitar lo más posible la reabsorción de la grasa. Con esta técnica hay un porcentaje de reabsorción del 30% aproximadamente. 

Es un procedimiento ambulatorio y se puede realizar bajo anestesia local, local con sedación o anestesia general. 

Las principales complicaciones de este tipo de intervención son el edema, las irregularidades y la infección. Además, se debe informar a los pacientes de la posibilidad de una segunda sesión de transferencia de tejido adiposo, que se debe realizar 3-6 meses después. 

Por otro lado, se puede realizar el engrosamiento peneano con ácido hialurónico. Es importante decir que no es una técnica definitiva, como el engrosamiento con grasa, y requiere de nuevas infiltraciones cada 1-2 años para mantener el volumen inicial. Es una técnica que da un resultado muy natural en el pene, ya que el ácido hialurónico el organismo lo considera como propio. Se hace en de manera ambulatoria con anestesia local y tópica pudiéndose el paciente incorporar al trabajo en el mismo día o al día siguiente. Además, tiene la ventaja de que puede obtenerse una ganancia del grosor peneano de incluso el doble, en función de la cantidad de ácido hialurónico que se quiera infiltrar tanto en el cuerpo del pene como en el glande. 

Con el ácido hialurónico es posible que algunos pacientes experimenten una disminución de la sensación táctil del pene. Al ser el ácido hialurónico una sustancia natural, presente en nuestro organismo, no existe rechazo y eso permite repetir el procedimiento siempre que se desee. 

Se recomienda no mantener relaciones sexuales al menos durante 30 días. Además, se deberá evitar la actividad física, vestir pantalones ajustados y la exposición al sol.