Feminización del tercio inferior:

Esta zona supone una región clave a la hora de feminizar un rostro. 

Los objetivos principales del procedimiento incluyen: modificación de la anchura y altura mandibular, suavización de la línea mandibular (incluida la transición entre mandíbula y mentón) y la modificación del tamaño, forma y posición del mentón.

Saber más

Las técnicas quirúrgicas utilizadas durante la feminización mandibular son el fresado óseo (escultura ósea) y las osteotomías con ultrasonidos (corte en el hueso mediante bisturí ultrasónico). 

 

La escultura ósea mediante fresado permite modificar el volumen de hueso a nivel de ángulo, cuerpo mandibular y mentón. 

 

La osteotomía con ultrasonidos es la técnica de elección para resecciones óseas en basal mandibular y mentoniana, así como para rediseñar los ángulos mandibulares. El bisturí ultrasónico permite realizar un corte muy preciso en el hueso sin afectar al resto de tejidos, por lo que evita cualquier tipo de lesión en mucosa, musculo, nervios o vasos sanguíneos durante el procedimiento. 

 

Esta cirugía permite:

  • Modificar la dimensión transversal mandibular;
  • Modificar la proyección anteroposterior a nivel del mentón;
  • Cambiar la altura del tercio inferior facial;
  • Suavizar rasgos mandibulares exagerados (tales como ángulos prominentes o mentones muy cuadrados).
ANESTESIA

Sedación / General