Láser CO2

Existen muchos tratamientos de rejuvenecimiento facial, sin embargo, los métodos no ablativos en general han demostrado resultados inferiores al CO2. 

El láser de CO2 es el tratamiento más efectivo y predecible que existe para el fotoenvejecimiento el cual se presenta como cambios en la piel, que incluyen arrugas de superficiales a profundas, laxitud cutánea y una textura rugosa o áspera. Cuando el envejecimiento es grave se observa adelgazamiento de la piel, sequedad, despigmentación. Estos cambios son más evidentes alrededor de los ojos, la boca y el entrecejo. Todas estas lesiones suelen responder al tratamiento con láser de forma muy espectacular, cuanto más intenso sea el tratamiento mayores resultados pero se necesitará más tiempo para el postoperatorio. 

Este tratamiento está indicado para envejecimiento leve, moderado y grave. A mayor envejecimiento mayores cambios se notarán con el tratamiento, un paciente menor a 30 o 40 años quizás encuentre la renovación cutánea muy “agresiva” para su leve envejecimiento. Estos pacientes suelen buscar en el láser ayuda por cicatrices de acné. 

El tratamiento no presenta riesgos importantes para la salud del paciente y menos en manos expertas. Durante los primeros 10 días es importante vigilar la aparición de signos de infección.  

La duración de los resultados es variable en función de la intensidad empleada y el estilo de vida del paciente, en general una ablación de moderada a intensa producirá cambios en la piel que podrán durar de 5 a 7 años o más. Una ablación  leve puede durar de 1 a 3 años. Si el paciente desea mayores resultados que el obtenido se podrá realizar una segunda renovación.