Lipo de papada:

La liposucción del cuello es un procedimiento que se realiza en pacientes con adiposidad localizada especifica a este nivel, lo cual impide definir con armonía los límites entre la cara y el cuello, dando una forma redonda y poco estilizada a la cara. Mediante esta técnica podemos recuperar los contornos armónicos faciales, definir la proyección de la mandíbula y el ángulo formado entre la mandíbula y el cuello (cervico-mandibular), los cuales representan aspectos claves en las técnicas de rejuvenecimiento facial.

Saber más

Para poder aspirar el tejido graso debemos realizar unas pequeñas incisiones de 2-3 milímetros por donde se introducirán las cánulas de lipoaspiración. Estas incisiones son realizadas en zonas no visibles de la cara y el cuello.

 

Los primeros días es normal que aparezcan morados e hinchazón. Los morados suelen desaparecer a los 10-15 días, pero la hinchazón puede durar 30 días o más. Se recomendará el uso de vendajes o prendas de presión durante los primeros días para evitar la inflamación excesiva y favorecer una recuperación más rápida. No debe esperarse el resultado definitivo hasta pasados dos meses o en algunos casos más tiempo dependiendo de la cantidad de grasa a extraer. 

 

Esta técnica se realiza bajo anestesia local y es ambulatoria.