Lipofilling:

El uso de la grasa se ha incrementado en los últimos años dado el mayor conocimiento sobre la misma. Luego de la popularización de la liposucción a partir de los años 80 y tras la protocolización de la toma y colocación de la grasa, se ha permitido obtener resultados predecibles y beneficiosos para aquellos pacientes que buscan recuperar el volumen perdido en algunas zonas de su cuerpo, así como la obtención de células madres que se encuentran en el tejido graso para el tratamiento de algunas patologías.

Saber más

La grasa se puede obtener luego de la realización de una lipoescultura o liposucción y puede transferirse a diferentes partes del cuerpo u obtenerse pequeñas cantidades para correcciones más pequeñas. Las zonas donde habitualmente se coloca la grasa es en glúteos, mamas, región facial, corrección de depresiones de celulitis, aumento de labios mayores, engrosamiento de pene, entre otras. La tasa de reabsorción de la grasa es de aproximadamente un 30% y se produce a lo largo del primer mes de la colocación de la misma. 

 

Los injertos grasos pueden ser: 

 

  • Macroinjertos: son los injertos más utilizados para la zona glútea y de mamas. Devolviendo el volumen perdido. 
  • Microinjertos: habitualmente utilizado para la región facial, labios mayores, pene, celulitis donde se utilizan cánulas muy pequeñas de diámetros de aproximadamente 1mm. 
  • Nanofat: se crea una emulsión con la grasa la cual se puede colocar con agujas muy finas. No produce relleno de las zonas tratadas, sino que su efecto es mejorar la calidad de la piel, favoreciendo la elasticidad y la producción de colágeno.
INTERVENCIÓN

Dependiente del caso

RECUPERACIÓN

7 a 15 días

ANESTESIA

Local / General /
Sedación

RECOMENDACIONES

Dieta saludable y
actividad física al 1 mes