Lobuloplastia:

Una condición frecuente es el lóbulo hendido que se produce por el uso de aros pesados. El orificio del lóbulo de la oreja termina alargándose y finalmente separándose, produciendo un lóbulo partido. La corrección se realiza con anestesia local, sin tiempo de recuperación.