Toxina botulínica

La toxina botulínica, más conocida por su marca comercial como VISTABEL® (fabricada por los laboratorios Allergan que fueron los primeros en comercializar este producto), produce la parálisis de los músculos. Su aplicación sirve tanto para el tratamiento de enfermedades   neurológicas como en medicina estética. En esta última, comenzó a utilizarse en los años 90 incrementando con el tiempo su uso a nivel mundial de manera significativa. 

La toxina botulínica es uno de los métodos más fiables para hacer desaparecer las arrugas y es mucho más efectiva cuando se emplea preventivamente que cuando se utiliza de manera correctora. Si el paciente comienza el tratamiento como prevención de la aparición de arrugas necesitará menos cantidad de inyecciones, conseguirá un resultado más natural y, lo que es más importante, retrasará la aparición de arrugas siendo más sencillo combatirlas cuando ya se encuentren instaladas en la piel. 

El producto se inyecta con agujas muy finas a nivel intramuscular. Puede sentirse una ligera molestia que dura muy pocos segundos. Tras su aplicación, pueden aparecer pequeños hematomas en el punto de la inyección que desaparecen a los pocos días.  

Los efectos comienzan a aparecer a partir del tercer día, teniendo su efecto máximo entre el  7 al 10 día, por lo que si se requiere alguna corrección se recomienda realizarla a partir de ese momento.  La duración de los efectos logrados es transitoria y varía entre 3 a 6 meses dependiendo de los factores individuales de cada paciente. 

La concentración de la toxina que se emplea en las inyecciones es muy baja y totalmente segura. 

Indicaciones:   

  • Arrugas de expresión (relaja las líneas de expresión de la frente, del entrecejo y de las patas de gallo). 
  • Hiperhidrosis (personas con una sudoración excesiva en axilas, manos y pies. Con ella se logra disminuir la actividad de las glándulas sudoríparas). 
  • Blefaroespasmo (contracción intermitente e involuntaria de la musculatura del ojo). 
  • Corrección de asimetrías faciales por parálisis facial. 
  • Bruxismo 

  • Fibromialgias 

 

¿Cómo es el tratamiento? 

  • Es un tratamiento no quirúrgico y rápido. 
  • No necesita test de alergia. 
  • Se puede aplicar en cualquier época del año. 
  • Es una técnica prácticamente indolora. 
  • Sus efectos son inmediatos y se prolongan entre tres a seis meses.